No podrás creer cuales eran las instrucciones de cómo alimentar a un bebé, en 1978

Uno de los temas más importantes en cuanto a la maternidad, es la lactancia. Definitivamente, todas las madres se preocupan lo necesario para alimentar a sus bebés de la mejor manera posible. Es probable que la mayoría de personas pensemos que esto ha sido así todo el tiempo, pero en realidad hace unos años, las cosas eran más distintas de lo que imaginamos.

A pesar de que todos sabemos que no hay nada mejor que la leche materna para alimentar a los bebés, en la década de los 70, no todos los médicos lo recomendaban. Así es. Lo creas o no, las indicaciones con respecto a la lactancia solían ser un poco extrañas y contradictorias con respecto a lo que todos conocemos actualmente. A continuación te mostraremos algunas recomendaciones y directrices que recibían las madres embarazadas en Castilla y León, España, en 1978:.

No podrás creer cuales eran las instrucciones de cómo alimentar a un bebé, en 1978

No podrás creer cuales eran las instrucciones de cómo alimentar a un bebé, en 1978

“ALIMENTACIÓN RECOMENDADA: MATERNA (VER INSTRUCCIONES EN EL DORSO) SI SE QUEDA CON HAMBRE, DARLE DESPUÉS DEL PECHO, NATIVA, PREPARADA EN 35 CC DE AGUA HERVIDA, LE PONEN UNA MEDIDA RASA DE NATIVA, CUANDO NECESITEN AUMENTAR, LE PONEN EN 70 CC DE AGUA HERVIDA DOS MEDIDAS, ETC”.
Todo este tipo de medidas se convirtieron en una pesadilla para muchas madres, quienes sufrieron desde ingurgitaciones, hasta mastitis y quistes, debido a que producían más leche de la que el bebé consumía. Y los infantes en muchas ocasiones quedaban hambrientos y en términos generales, estaban mal alimentados.
Sin embargo, los inconvenientes no solo se resumían en eso, sino que en muchas ocasiones, los quistes o los problemas que presentaban algunas mujeres en los senos, requerían de intervenciones quirúrgicas, lo cual hacía que después de esto, los bebés tuviesen que ser alimentados solo con leche artificial y biberones. Además, la frecuencia con la cual debían alimentar a sus hijos, hacía que fuese incompatible con cualquier trabajo o con el estilo de vida fuera de casa.

También brindaban recomendaciones que ahora, simplemente nos parecerían absurdas, como agregar azúcar y zumos en la dieta del bebé cuando apenas tenían un mes de nacidos. Debido a esto, es que muchas personas aseguran que a pesar de que las madres sean un gran apoyo, no siempre tendrán la solución correcta con respecto a la crianza de los niños, ya que a ellas les tocó vivir en una época en la cual no siempre recibían los mejores consejos.

¿Tú qué opinas?