MUJERES: Conoce Los Riesgos Sobre El Uso Excesivo De Tangas Que Seguro No Sabías .

Una de las prendas más populares en el universo de la ropa interior son las tangas. Su diminuta presentación, su casi inadvertida postura sobre el cuerpo y lo curvilíneo que hace ver las pompas, la convierten en una de las opciones más consideradas por el público femenino y admirada por el masculino.

También se le conoce como “hilo dental”, nombre que la define muchísimo mejor. Está principalmente constituida por dos trozos pequeños de tela, uno similar a un triángulo (en la mayoría de los casos) que va hacia adelante y otro mínimo que simula una tira fina que se coloca hacia atrás.

MUJERES: Conoce Los Riesgos Sobre El Uso Excesivo De Tangas Que Seguro No Sabías .

MUJERES: Conoce Los Riesgos Sobre El Uso Excesivo De Tangas Que Seguro No Sabías .

Pero realmente ¿has pensado si resultan beneficiosas para la salud de tu cuerpo o si traen consigo problemas importantes? Luego de leer estos 10 riesgos que se derivan de su uso, tendrás que evaluar si vale la pena tal sacrificio con tal de obtener sus bondades estéticas.

1. Restringe la circulación de aire en tu zona íntima.

La mayoría de las tangas están hechas con tela de nylon, material que no permite que el aire circule adecuadamente sobre tus partes, trayendo como consecuencia la aparición de molestas y recurrentes infecciones vaginales.

2. La fricción lastima en mayor o menor medida tu piel.

Como la idea es que no se noten, quedan bastante ajustadas sobre el cuerpo. Por ello, mientras caminas o te mueves, de alguna u otra forma generan fricción sobre tus partes, lo que trae consigo irritación y, en los peores casos, inflamación.

cuidado de la piel

3. Los gérmenes se traspasan por la parte fina.

La tira posterior cumple su cometido estético de pasar desapercibida. Pero, al estar directamente en contacto con la piel del recto, acumula gran cantidad de gérmenes y bacterias que son traspasadas en las siguientes posturas, Aun manteniendo una buena higiene, esto sucede y es peligroso.

sin tanga

4. Incrementa el riesgo de padecer enfermedades vaginales.

Una de las más comunes y dolorosa es la cistitis, provocada por la inflamación de la vejiga. La lista es larga, y una es más molesta que la otra.

5. Aumenta la humedad presente.

Esto es producto de la poca ventilación que comentábamos anteriormente. Así, es común cuando usas alguna que sientas tus partes mojadas de manera anormal y abundante. Eso crea un ambiente ideal para multiplicación de peligrosas bacterias.

6. Propicia las hemorroides.

Además de alterar el pH de tu zona íntima, su uso frecuente lesiona medianamente el recto. Y lo ajustado suele inducir la aparición de hemorroides.

dolor de hemorroides

7. No son adecuadas para hacer ejercicios en el gimnasio.

Aunque no se pone en discusión lo bien que hace lucir tu trasero cuando las combinas con los pantalones apretados del gym, es lo menos recomendable. El sudor producido crea un ambiente ideal para la cría de hongos, aunado con la fricción producida.

8. Emanan un olor desagradable.

Hay que cuidad cada detalle. No puedes verte hermosa si para ello debes sacrificar tu buen olor corporal. Eso se debe a que tu pH corporal y la flora en tu zona íntima se alteran. Así que pendiente con este detalle.

olor desagradable

9. No son recomendable con faldas cortas.

Usando tangas con mini faldas te expones 3 veces más al riesgo de apropiarte de toda la suciedad presente en tu entorno, lo que se traducirá en serias infecciones.

10. Ni pienses en combinar las tangas con los tampones.

Esto produce efectos casi tan graves como los de una reacción nuclear. Ambas cosas aprietan y la presión que te generará será insoportable, irritándote al extremo.

tampones

Tips para usar tangas sin morir en el intento.

  • Cuida que la talla se ajuste bien a tu cuerpo. Ni apretada ni holgada.
  • Úsalas con poca frecuencia. Máximo dos veces por semana.
  • Escoge las que estén hechas de algodón. Es un material más liviano y minimiza las rozaduras.
  • Pendiente con el clima. Evita usarlas en temporadas frías pues aumenta la humedad y la sensibilidad de tu zona íntima.