ESTO FUE LO QUE USE CUANDO MI GINECÓLOGO ME DETECTA UN QUISTE O MIOMA, SOLO BEBO ESTO Y DESAPARECEN EN 4 DÍAS.#COMPARTE

Los miomas y quistes ováricos son un problema de salud que muchas mujeres enfrentan. En todo el mundo, miles de mujeres con estas condiciones son diagnosticadas, especialmente las jóvenes y las que están a punto de entrar en la menopausia.

Estos quistes y miomas suelen aparecer sin razón aparente mucho más de lo que nos imaginamos.

Por eso, en este artículo te hablaremos de un poderoso batido que acaba con estos problemas de salud.

ESTO FUE LO QUE USE CUANDO MI GINECÓLOGO ME DETECTA UN QUISTE O MIOMA, SOLO BEBO ESTO Y DESAPARECEN EN 4 DÍAS.#COMPARTE
Si bien es cierto que los miomas y quistes ováricos no representan un problema grave, pueden causarnos mucho dolor y molestias.

Esa es una fuerte razón por la que debemos detectarlos y combatirlos a tiempo. Incluso si no se han terminado de formar, podemos tomar esta batida para combatirlos.

Un mioma no es más que un tumor benigno que se forma sobre la capa muscular del útero. Allí, empieza a desarrollarse y crecer de tal modo que puede afectar nuestra salud y provocarnos dolores.

 Es cierto que no se considera un problema grave de salud. Pero esto no quiere decir que debamos descuidarnos, debe ser atentado por un especialista para evitar riesgos. Generalmente, su desarrollo es promovido por un desequilibrio hormonal.

COMBATE LOS MIOMAS Y QUISTE CON ESTA RICA BATIDA.

Con el batido que te enseñaremos a preparar a continuación, los quistes ováricos y miomas no serán un problema.

No será necesario que tomes medicamentos para combatirlos, la batida lo hará de forma natural. Presta atención a lo que necesitaremos para repararla rápidamente y sin contratiempos.

INGREDIENTES:

  •  1 litro de Jugo de remolacha
  • 1/4 de litro de Miel de abeja

PREPARACIÓN Y USO:

Preparar esta batida es mucho más sencillo de lo que podemos imaginarnos.

Antes que nada, debemos contar con el jugo de remolacha previamente preparado.

Otra opción sería comprarlo ya hecho y así nos ahorramos el proceso de preparación.

Una vez tengamos el jugo de remolacha, lo echamos a una licuadora junto con la miel y los licuamos.

De este jugo debemos tomar 1 vaso con de cada comida del día.

El primero será en ayunas, el siguiente después del almuerzo y, por último, 1 vaso luego de cenar.

Solo dos meses después, ya habremos acabado con los miomas y quistes ováricos.