Aparece la “Flor del fin del mundo”. La Biblia tenía razón. Se cumple una profecía más…

La pequeña flor, de tan solo un milímetro de diámetro, es de color blanco y posee un tallo muy fino, que se caracteriza por jamás marchitarse y por tener una enorme resistencia, ya que puede resurgir luego de ser duramente maltratada, pisoteada e incluso resistir las inclemencias del tiempo.

Sin embargo, hace aproximadamente 20 años la flor comenzó a brotar en distintas partes del mundo, sobre todo en varios lugares prácticamente desérticos después de varios siglos de no ser vista. 
Aparece la “Flor del fin del mundo”. La Biblia tenía razón. Se cumple una profecía más…

Aparece la “Flor del fin del mundo”. La Biblia tenía razón. Se cumple una profecía más…

 
El primer registro de las últimas décadas se dio en el año 1997, en un monumento de Buda, en un templo de Corea del Sur, y desde ese momento sus apariciones se han dado más frecuentemente
La leyenda budista sostiene que esta flor nació por primera vez antes del nacimiento de Buda y que aparecerá siempre que la humanidad necesite cambiar el rumbo en cuanto a sus acciones. 
 
Esta sorprendente revelación ha causado gran impacto desde hace varios meses, ya que el presidente del consejo académico del Departamento de Siberia de la Academia de Ciencias de Rusia, Nicolás Deobretsov, asegura que el nacimiento de la flor está vinculado con el fenómeno de la inversión o cambio de los polos magnéticos en nuestro planeta.
Los expertos aseguran que este cambio puede traer como resultado el fin de la civilización. Si esto sucede sería imposible generar electricidad, todo dispositivo electrónico, incluyendo celulares y computadoras quedarán obsoletos FBD.
Además, la radiación cósmica puede alcanzar la superficie de la tierra, provocando terribles enfermedades para el hombre. 
 
La investigación sostiene que esta flor puede ser una señal divina de que el fin de la humanidad está muy cerca. 

El experto Nicolás Deobretsoven señala que incluso las santas escrituras también la mencionan y que además hay una profecía que ya se está cumpliendo. 

En el libro de Isaías, en el capítulo 35 encontramos. 

En el día de la restauración, el desierto florecerá, el Señor vendrá, Israel será recogido y se establecerá Sion.
 
1.- Se alegrarán el desierto y el erial; y el yermo se regocijará y florecerá como la rosa.
 
2.- Florecerá profusamente y también se regocijará con alegría y cantará con júbilo; la gloria del Líbano le será dada, la hermosura del Carmelo y de Sarón. Ellos verán la gloria de Jehová, la majestad del Dios nuestro.
 
Son precisamente las flores de Udumbara las que han estado apareciendo desde hace más de 20 años en lugares completamente desolados, por eso no tenemos duda de que el final de una era está muy cerca.