SU ABUELA CREÍA QUE SUS 3 NIETAS ESTABAN CON SU MADRE. PERO CUANDO SE ENTERA DE LA VERDAD, LA POLICÍA TUVO QUE INTERVENIR

Tener un hijo es la responsabilidad más grande que una persona puede tener.

Cuesta mucho concebir cómo alguien puede renegar de su propia sangre, especialmente cuando aún son niños. De ahí que los oficiales de policía que intervienen en este caso quedarán especialmente conmocionados al investigarlo.

SU ABUELA CREÍA QUE SUS 3 NIETAS ESTABAN CON SU MADRE. PERO CUANDO SE ENTERA DE LA VERDAD, LA POLICÍA TUVO QUE INTERVENIR

SU ABUELA CREÍA QUE SUS 3 NIETAS ESTABAN CON SU MADRE. PERO CUANDO SE ENTERA DE LA VERDAD, LA POLICÍA TUVO QUE INTERVENIR

La historia transcurre en el pobre y peligroso barrio de Englewood, en Chicago. Unos vecinos escucharon llantos y ruidos sospechosos, por lo que llamaron a la policía. Cuando unos agentes irrumpieron en una casa que a priori parecía estar abandonada, descubrieron que entre la mugre y la basura había tres niñas solas. La corta edad de las hermanas sorprendió especialmente a los agentes, ya que solo tenían 7, 2 y 1 año. No había agua o electricidad en la casa y llevaban más de un mes sin ducharse. Y además ninguna de las niñas había ido nunca a la escuela. Sus padres no estaban por ningún lado y no había nadie cuidándose.

Por suerte, Dolores Anderson, su abuela, sí que estaba disponible para estas niñas. La policía pudo contactarla y ella fue corriendo a su encuentro. Ella pensaba que sus tres nietas estaban al cuidado de su nuera y de su otra abuela. Pero no era así, ya que las menores pasaban mucho tiempo solas viviendo en la casa abandonada donde las encontraron, sin ningún tipo de supervisión de un adulto.

Dlores inmediatamente dejó sus dos trabajos para dedicarse exclusivamente a cuidar a las tres hermanas. “Estaban asquerosas y olían fatal”, recuerda esta abuela coraje. Ahora ella está “muy ocupada, especialmente con las dos pequeñas”, y se asegura de que sus nietas se mantengan sanas, limpias y amadas. Por su parte, los agentes que las encontraron han recaudado dinero para poder ayudar a esta familia, y han donado cunas, pañales y ropa. Y no contentos con eso, crearon una página en GoFundMe para que donantes de todo el mundo puedan ayudar a esta familia tan necesitada. La recaudación es espectacular: ¡125 mil dólares!

El padre ha sido arrestado por abandonar así a sus hijas. La custodia de las 3 hermanas la tenía ahora su abuela, que obviamente se preocupa más por ellas que sus padres biológicos. En este vídeo en inglés puedes ver una corta entrevista con Dlores:

“Mantuve mi fe en Dios y ahora las cosas van a mejor”, confiesa Dlores, entre lágrimas. Aunque choque pensar que unos padres pueden abandonar así a sus hijos, a la vez es enternecedor ver cómo el amor de esta abuela puede ser capaz de salvarlos de la vida miserable que llevaban. Qué sería de nosotros sin nuestras abuelas… Esperemos que estas hermanas puedan ir a la escuela y tener una vida plena a partir de ahora gracias al cariño y apoyo de su maravillosa abuela.